sábado, 26 de agosto de 2017

CHARLENE DE MÓNACO ACOMPAÑADA DE SUS MEJORES ASISTENTES

Reconozco que ver imágenes de los Grimaldi en sus actividades oficiales forma parte de mis recuerdos visuales más intensos, y hace unos días, he tenido ocasión de disfrutar viendo a los pequeños Jacques y Gabriella acompañando a su madre, la princesa Charlene en una visita muy especial.



Madre e hijos hicieron las delicias de los ancianos que residen en la Fundación Hector Otto, creada en 1916 para ayudar a los afectados de la Primera Guerra Mundial.  Estoy segura de que los residentes se emocionaron al ver aparecer a la princesa junto a sus pequeños en el salón comedor de la residencia. Ver a los pequeños príncipes es una delicia, así se notaba en sus caras como en la cara de su orgullosa madre.
 
La princesa llevó a los residentes, a modo de regalo, cestas repletas de productos procedentes de la finca y huerto ecológico que los Grimaldi tienen en su residencia vacacional de Roc Agel. Junto a ellos, los principitos y muy especialmente la pequeña Gabriella actuaron de serviciales asistentes de su madre, repartiendo a todos una foto de ambos hermanos, a modo de recuerdo de esta visita inolvidable.
 
El gesto es tan hermoso y familiar, que es lo que yo llamo "saber hacer patria y saber fomentar el amor de los súbditos hacia su familia reinante".


 
 
 

 
 


 
Fotos: Palais Princier, Instagram.

jueves, 13 de julio de 2017

BODA REAL EN HANNOVER


El pasado sábado día 8 de Julio, Hannover se vistió de gala para celebrar la boda del príncipe Ernst August Andreas Philipp Constantin Maximilian Rolf Stephan Ludwig Rudolph, duque de Brunswich-Lüneburg y príncipe de Gran Bretaña, Irlanda y Hannover, con la diseñadora rusa Ekaterina Malysheva.



En realidad, la celebración había comenzado unos días antes, con la ceremonia civil de su boda que tuvo lugar en el Ayuntamiento de Hannover, y en la cual actuaron como testigos el príncipe Christian de Hannover -hermano del novio- la amiga de la novia Dina Amer y Julio Santodomingo. Tras verse convertidos en marido y mujer, la pareja reunió a sus amigos al día siguiente, para una celebración íntima en la típica cervecería Brauhaus de Hannover.








Sin duda el gran día estaba por llegar, y para ello los habitantes de Hannover se echaron a las calles para el que sin duda ha sido el acontecimiento nupcial de este año 2017. Los alrededores de la iglesia del Mercado de los Santos Jorge y Jacobo albergó a cientos de personas que no querían perderse la llegada de los novios y sus numerosos  invitados. La iglesia protestante data del siglo XIV, y en su interior la ceremonia fue oficiada por el sacerdote Horst Hirschler, obispo de Hannover y abad del monasterlio de Loccum.


La llegada de la novia.










La novia hace su entrada en la iglesia del brazo de su padre, Igor Malysheva.













  
Entre los muchos invitados pertenecientes a la realeza y aristocracia europea, destacó la presencia de los hermanos Casiraghi, hijos de la princesa Carolina, que ostenta el título de princesa de Hannover por su matrimonio con el padre del novio, quien por cierto, no asistió a la ceremonia debido a su oposición al matrimonio de su hijo. Quien sí estuvo presente fue la madre del novio, Chantal Hochuli que no podía perderse un día tan especial en la vida de su hijo.

La princesa Marie Chantal de Grecia junto a tres de sus hijos.

El príncipe Christian de Hannover junto a su prometida Alessandra de Osma, que lució un colorido vestido de Temperley London y pendientes de la firma Suárez.

Alessandra de Osma lució pendientes de la firma Suárez, de la colección Utopía, realizados con topacios talla pera y peridoto.


Pierre Casiraghi junto a su esposa Beatrice Borromeo, y su hermana Charlotte.



 

 

 
Andrea Casiraghi y su esposa Tatiana con sus hijos Sacha e India.
 



Vestido lucido por Tatiana Santo Domingo, creado por Emilia Wickstead, que supo conjuntar perfectamente con pamela, aportándole el toque elegante e ideal para una boda en pleno verano.

 
La joven Alejandra de Hannover lució un vestido rosa con aplicaciones de pequeñas flores que le daba un acertado aire juvenil y primaveral. La joven acudió acompañada por Ben-Sylvester Strautmann.



Sin duda, como en toda boda, la protagonista fue la novia, que apareció maravillosamente vestida con una creación de ensueño realizada por la diseñadora libanesa Sandra Mansour, gran amiga de la novia, a quien ésta confió la realización de todos los vestidos que lució en las festividades de su boda.

El vestido de la novia estaba realizado en encaje de Chantilly, bordado en pedrería y perlas, lo que supuso un trabajo completamente artesanal de tres meses y medio de duración. El vestido tenía una clara inspiración en la Rusia natal de la novia, cuyo estilismo se vio coronado, nunca mejor dicho, por la preciosa tiara floral de la casa de Hannover, realizada en plata y oro, con motivos de madreselvas entrelazadas, símbolo de amor imperecedero, creada para la princesa Victoria Luisa, bisabuela del novio, con ocasión de su boda con Ernst August III. La tiara sujetaba un precioso velo de familia, que conjuntaba a la perfección con el vestido.   La novia transmitía la imagen de una princesa rusa surgida de las nieves y aparecida en Hannover por obra del amor.



La tiara floral.

Diseño de Sandra Mansour.

Los novios saliendo del templo.


 
 


 


El anillo de compromiso.

La novia junto Sandra Mansour, creadora de sus vestidos.










Fotografías oficiales de la novia.


 

Detalle del vestido de novia.


 

En la víspera de la boda, la novia lució un precioso vestido realizado en encaje con motivos florales rusos en tonos pastel con un toque de rojo.

















En la celebración nocturna y baile posteriores a la boda, la nueva princesa de Hannover lució un sencillo y encantador vestido de baile en tono blanco y rosa pastel, con pequeños motivos de pedrería. El modelo estaba inspirado en el vestido Claro de Luna, de la colección de primavera 2017 de Sandra Mansour.


Como complemento al vestido, la princesa lució estos bonitos pendientes de la firma Suárez, inspirados en la colección Ice Flowers. Las piezas, denominadas Sur Mesure, están realizadas en oro blanco y diamantes con zafiros rosas de Madagascar.



Tras la ceremonia nupcial, los novios se dirigieron en carruaje de caballos hasta la galería Herrhausen, donde ofrecieron una primera recepción a sus invitados. La tarde fue tiempo de descanso para que todos se sintieran con fuerzas de cara a la fiesta nocturna que tuvo lugar en el maravilloso castillo de Marienburg, y que supuso el broche de oro a la celebración de esta historia de amor que ha resistido cualquier obstáculo.



Sólo queda desear a los recién casados mucha felicidad en su vida matrimonial.






























Los novios haciendo su entrada en la galería Herrhausen.

Herrhausen

La princesa Elisabeth Thurn und Taxis junto a un invitado.

La princesa Maria Theresia Thurn und Taxis.

Caroline Sieber junto a su esposo Fritz von Westenholz, y su hija Electra.



Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo dirigiéndose a Marienburg.

La princesa Alejandra de Hannover junto a su acompañante.

Tatiana Santo Domingo

Chantal Hochuli, madre del novio, junto a su futura nuera Alessandra de Osma.

Los príncipes Pablo y Marie Chantal de Grecia junto a dos de sus hijos.

Castillo de Marienburg.


El maravilloso castillo de Marienburg fue el escenario de la fiesta y baile posteriores a la boda.

La princesa Olympia de Grecia junto a Flynn Busson camino del castillo.


Tatiana Santo Domingo junto a otras invitadas en los jardines del castillo.

 

Sandra Mansour también quiso tener un recuerdo fotográfico del castillo.

Alix Duvernoy, Sandra Mansour, Yasmina Layla Farha y Alejandra de Hannover.
Todas ellas lucieron creaciones de Sandra Mansour.



La diseñadora de joyas Eugenie Niarchos no perdió la ocasión y decidió posar para esta fotografía cual princesa de cuento ante el castillo en el que todos los invitados disfrutaron de una inolvidable celebración.



FOTOS: Paris Match, Hola, Vogue, Royal Dish, Instagram, Facebook, Vanity Fair, The Court Jeweller.